• Inicio

  • docencia

  • publicaciones

  • investigaciones

  • curriculum

  • links útiles

  • blog y noticias

  • Agustín de Hipona

    Comentario acerca de algunas cuestiones extraídas de la carta a los Romanos



    Estos son los conceptos que se encuentran en la carta del apóstol Pablo a los Romanos: en primer lugar es necesario que cada uno comprenda que en esta carta se discute el problema de las obras de la ley y de la gracia.

    Capítulo 1

    1. [Rm 1,4] La expresión: según el Espíritu de santificación en virtud de la resurrección de los muertos, significa que recibieron el don del Espíritu después de la resurrección de Cristo; recuerda la resurrección de los muertos, porque en él todos hemos sido crucificados y hemos resucitado.

    2. [Rm 1,11] Para haceros partícipes de la gracia espiritual, es decir del amor a Dios y al prójimo, para que a través del amor de Cristo no se mostraran envidiosos frente a los gentiles llamados al evangelio.

    3. [Rm 1,18] La ira de Dios se manifiesta desde el cielo contra toda impiedad etc. lo dice también Salomón a propósito de los sabios del mundo: Si han alcanzado tanta sabiduría de manera de recibir la estima del mundo, ¿por qué no descubrieron mas fácilmente al Señor y Creador del mismo universo? Pero aquellos a los que reprocha Salomón no reconocieron al Creador a través de la creación, mientras que aquellos a los que reprocha el apóstol, lo han reconocido, pero no le dieron gracias y, proclamándose sabios, se han hecho necios y han llegado a adorar simulacros.
    Pues el mismo apóstol, hablando a los atenienses, deja comprender con claridad que los sabios entre los gentiles habían encontrado al Creador. Después de haber dicho: en él vivimos, nos movemos y existimos, agregó: como dijeron también algunos de los vuestros. Con este intento ha reprochado en primer lugar la impiedad de los gentiles, de manera de demostrar que desde ella los convertidos pueden llegar a la gracia. Es una cosa injusta que deban sufrir el castigo de la impiedad y no reciban el premio de la fe.

    4. [Rm 1,21] Conociendo a Dios no lo glorificaron como a Dios o le dieron gracias. Este es el origen del pecado, a propósito del cual se dijo: Inicio de todo pecado es la soberbia [Eccli 10,15]. Si ellos hubieran dado gracias a Dios que les había dado esta sabiduría, no se habrían atribuido cosa alguna por sus reflexiones. Por esto fueron entregados por el Señor a los deseos de su corazón, para que realizaran actos inconvenientes.

    5. [Rm 1,24] La expresión: entregó, se entiende en el sentido de que los ha abandonado a los deseos de su corazón. El apóstol declara que además recibieron de Dios la recompensa correspondiente: ser entregados a los deseos de su corazón.

    6. [Rm 1,24] Finalmente: Dios los ha entregado a una mentalidad perversa etc. colmados, dice, de toda injusticia: hay que comprender que estas realidades que ahora nombra, es decir los delitos, se refieren al obrar mal. Más arriba hablaba de las depravaciones, llamadas torpezas, a partir de las cuales se llega a los delitos, puesto que quien sigue la funesta dulzura de las depravaciones, esforzándose por alejar a las personas que querrían alejarlo de ellas, se encamina haca el delito. Así queda claro también aquel pasaje de la Sabiduría de Salomón donde, enumeradas las precedentes torpezas, afirma: Tendamos insidias al pobre justo, porque nos es molesto [Sab 2,12], etc.

    7-8. [Rm 1,3-2,1] La expresión: No solo los que las hacen, sino también los que consienten con quienes las realizan, significa que todo lo que hicieron, no lo hicieron obligados; sino que cuando consienten con las obras malas, aprueban también las que no hicieron, y. por tanto, refiriéndose a los pecados cometidos, dice: por eso eres inexcusable, hombre, cualquiera que seas el que juzgas. Cuando dice: cualquiera, insinúa ya tal expresión para indicar no sólo al pagano, sino también al judío, quien pretendía juzgar a los gentiles basándose en la ley.